Breaking News
recent

Río Limarí [Por Raúl Kastillo Dubó]

 



Río Limarí 


“Cada paso del dolor 

  es un camino

  sin salida en el tiempo”

         Adrián Campillay


Los mocosos bajamos 

en piños

de la población al río

un desierto donde

el sol dispone latigazos

sobre los hombros negros

que brillan en el sendero


sonreímos  burlones

atravesamos peladeros y basurales

en la agilada 


morochos 

al frescor de los chapuzones                        



I


En Ovalle hay un río

bajo las piedras  bajo el lamento hay un río


ahí sobre el ripio

un lagartijo toma el sol todas las tardes

deja su huella sobre la arena 

corre despavorido 

por la presencia de perros liebreros 



                                                                                                                   Sobre las trincheras de pircas vive un hombre

aplomado en arrugas 

toda la humanidad se derrumba en cada gesto de su rostro

a punta de pala y picota ha visto pasar todos sus días en el harnero

“he visto pasar la muerte follándose a la vida hijo mío

he visto los pájaros devorar un gato o un anciano con el mismo placer

he visto mis manos crecer 

las bacterias del tiempo

he visto barcos navegar el río ausente

como una película o un libro de fantasías

he visto las polillas acabar con todo vestigio mientras

el sol calcina toda posibilidad de supervivencia”


Bajo esa biblioteca de piedras donde duermen las palabras

en la ribera del río Limarí 

hay gatos hambrientos 

perros

humanos

gaviotas

que hambrientos deambulan como sombras

descomposición que flota sobre las aguas mustias 

hay gatos muertos perros muertos

humanos muertos gaviotas muertas


El hedor en las piedras 

evoca el pasado 

mientras los niños juegan a los chapuzones 

como gatos perros gaviotas sombras


Hay zapatos neumáticos alambres con púas 

donde cuelgan gatos perros humanos gaviotas

ahí abajo, donde nadie ríe, salvo los niños

los viejos muelen piedras y mueven arena para construir ciudades

el sol dibuja las arrugas en todo su cuerpo marginado



En la ribera del río Limarí

un paisaje de mierda ve crecer los pimientos

mientras la corriente lleva la basura hacia el mar


En las terrazas fluviales  los desaparecidos

como un barquito de papel

se aferran a los musgos pirigües

se aferran a la vida bajo el barro podrido


y en la húmeda mañana los zancudos  

encienden la memoria

el camino que cruzamos hacia todos los ríos 

es un desierto para llegar a ninguna parte.


Hay gatos perros humanos gaviotas hambrientas

entre sombras crece la mala hierba y se reproduce

como desigualdad en la urbe

todo el amor de los pájaros y su cántico astral

se disgrega con el viento de la tarde

los amores secos se clavan sobre la crisis


sobre los peñascos juegan niños a tirar piedras

que saltan como patitos sobre la corriente


los mendigos cuentan monedas

y beben alcohol y beben alcohol

y hacen el amor entre todos 

hombres y mujeres enfermos de soledad

abrazados al vaivén de la muerte

esperan un semáforo rojo para limpiar el parabrisas del sol


El canto de los queltehues anuncia la lluvia del verano

entre codornices y liebres asesinadas 

hay gatos perros humanos gaviotas hambrientas

cuelgan con la niebla entre los alambres de púas


y los domingos no alcanzamos con el poeta Rubina

a sacar de paseo nuestra oreja con una pita

porque no hemos encontrado el sentido del horizonte en el paisaje

y hay gatos que maúllan como vientos tristes 

y perros que mullen la tierra buscando el secreto del tiempo 

y humanos que enmudecen mientras las gaviotas 

clavan sus puñales salados 

sobre los diminutos pejerreyes del río Limarí

entre los canutillos y berros y mentas hay sombras gatos perros humanos gaviotas que cuelgan en alambres.


                        II


Mientras se mecen las colas de zorro                                                                               

sobre las piedras redondas avanza la vaguada 

esa vieja fría y triste que recorre el río cada mañana 

lava la carita de totoras y ñipes ortigas y berros 

yerba buena  monte amargo  y dientes de león 

la fauna pal bajo a beber del canto de sus pozas

a escondidas como amantes que buscan el nido 

pájaros carpinteros al cobijo de un casa de adobes en ruinas


En los  cerros que vigilan el cauce 

las primeras lluvias del invierno 

brotan los chaguares y la salvia 


Sauces chilenos, algarrobos, aromos, 

boldos, maqui, cachiyuyo, llareta, 

matico, peralillo, yerba de la plata, 

hinojo, romero, canutillo, 

el pimiento sagrado,  al que los antiguos llamaban Molle,


Habitaron el río dibujando en las piedras 

amasando greda para desaparecer

bajo un churqui que arde cuando cae el sol detrás de los cerros 

moliendo semillas para volar a las estrellas

tacitas de azúcar para hacer golosinas

el río cambia de color y vuelan los peces

sobre el manantial.


Los habitantes de río

quedaron pegados a las piedras

como un grafiti

dibujado por el sol 


Los objetos sepultados junto a sus cuerpos

El habla  

bajo la tierra 

el silencio de las rocas

el murmullo del viento

la niebla 



sobre el paisaje del valle 

el río entona bellas canciones

y sostiene la memoria de la tierra

en su relato.


Lirios, mariposas de campo, flor del gallo, centella, 

flor de la araña, oreja de zorro, chamiza, 

flor del bigote, pata de guanaco, capachito canoso, 

campanilla de playa, flor del minero, la chinita, 

orquídeas, la huasita, azucena, 

flor de la viuda o pajarito de campo, 

clavo de olor, violetilla de los pantanos, 

flor del lechero, palo de yegua, tabaco del diablo

amores secos.



Raúl Kastillo Dubó (Chile) , nace en  la ciudad de Ovalle en julio de 1973, su obra ha sido publicada en revistas, antologías y lugares a fines en varios países de latinoamerica y Europa. Precursor de la editorial y revista del mismo nombre El Mundo al Instinto. 

Entre sus textos más destacados están los poemarios:

Los deshechos (1999), El niño Dios de Sotaquí I y II (2006 y 2014). El año 2019 es ganador con nota máxima de la beca de creacion del Consejo Nacional del libro y la lectura por su trabajo "Crónicas del Río Limarí", donde se compara su obra con el legado mistraliano de la poesía viva de la IV región de Chile.  Sus trabajos poéticos han sido traducidos al lenguaje del cómic, el teatro y el cortometraje. Actualmente trabaja en una autobiografía docu ficción que relata el paso de un "flaite" ilistrado, entre la dictadura y "democracia" 




No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.