Header Ads

Breaking News
recent

La tinta negra de los cerezos - Ono no Komachi y la poesía en el periodo Heian por Marcelo Alaniz




La tinta negra de los cerezos - Ono no Komachi y la poesía en el periodo Heian. 
Marcelo Alaniz 
(Disculpas pertinentes a los traductores) 


Ono no Komachi, la poeta transformada en leyenda, nombrada como la más influyente del periodo Heian (794 - 1185, Capital Kioto) también conocido como el final de la época clásica japonesa. 

Destaca en la era la participación de las artes en la vida aristocrática cotidiana, la poesía y la apreciación estética posee un lugar privilegiado en la vida diaria, la demostración de una sensibilidad y apreciación especial fuera considerado uno de los puntos principales a la hora de conseguir el reconocimiento entre los pares dentro de la aristocracia y la vida de palacio general. 


¿Cómo sobresale el rol de la mujer en la poesía japonesa clásica? 

Durante dicho periodo el uso del idioma Chino a la hora del arte y ciencia representaba lo que nosotros entenderíamos en nuestro contexto occidental como el uso del Latín, en tanto a ello, los hombres eran educados en el uso de la lengua China y las mujeres, a su vez, privadas de la educación formal tuvieron el rol de mantener el uso del japonés en las materias creativas, en consecuencia, las mujeres privadas de la creación en lengua extranjera se vieron obligada a la profundización de la lengua propia, tema que influenciara directamente la creación poética, con sus reglas métricas y estéticas que se adecuarán al respectivo lenguaje, de dicha manera, nace el espacio para fundar la verdadera herencia de la poesía japonesa, el Waka. 

En las palabras iniciales del Kokinshü que será la más grande antología de la poesía japonesa clásica se explica el ideal de su poesía además de sus principales temáticas: 

"La poesía japonesa tiene su semilla en los corazones y mentes humanas, desarrollándose en las hojas infinitas de la palabra. Ya que la gente experiencia millones de fenómenos distintos en este mundo es que cada uno de nosotros expresa aquellos fenómenos que piensa o experiencia en su alma con respecto a lo que ven u oyen. Un ruiseñor que canta entre las flores, la voz del sapo que mora en el estanque, oyéndolos a ellos  ¿Que ser vivo no responderá con su propia poesía? Es su poesía la que sin esfuerzo mueve el cielo y la tierra, despierta el mundo de espíritus invisibles a los sentimientos, alivia las relaciones entre hombres y mujeres, consola el corazón de los bravos guerreros." 

Breve cita que sin duda otorga luces al concepto de poesía en el Japón clásico, cercana a la vida, la charla secreta de los seres vivos disponible para el que le sepa escuchar, la poesía en tanto del periodo seria entonces la respuesta humana a la voz de la naturaleza, espiritual y emocional, una unión entre la sensibilidad y temáticas humanas en conjunto a las criaturas que le rodean, el poeta se sitúa en su mundo sin dejar de mirar tanto al exterior como al interior. 

"Las cigarras cantan
 durante el crepúsculo 
de mi villa montañesa 
hoy nadie visita 
excepto el viento". 

Ono no komachi 

Otro apasionante rasgo a entender en la poesía japonesa sería la cuasi inexistencia del concepto "escritor" para con respecto a las cortes de la época y su relación a la vida diaria, todo individuo que participara del "ritual aristocrático de seducción" debía por consecuencia participar del ritual poético, si bien la poesía irá de la mano a la sexualidad y seducción general no se verá restringida a estas instancias y/o temáticas, las distintas aristas emocionales de la vida serán en muchas ocasiones consideradas "incompletas" hasta no ser reflejada en un poema que explicara la interioridad de quienes atravesaran el proceso, la muerte de un niño, la pérdida de un amante, el cambio de las estaciones, la paz y la guerra, la exteriorización de las emociones por medio de la poesía seria usual y cotidiano en este contexto, poesía moneda de cambio, poesía jarra de vino. 

Reenfocándonos a la imagen de la mujer en el Japón clásico para así lentamente aterrizar en la poeta a destacar en está ocasión ahondo en el contexto histórico. Las hijas de familias pertenecientes a rangos menores de la aristocracia eran usualmente enviadas para servir como acompañantes a los trabajadores de la corte, la razón de dicha instancia reside en que sólo por el matrimonio de una de las hijas la familia aseguraba el ascenso en las escalas sociales de la clase alta japonesa de la época, durante este proceso las jóvenes eran altamente educadas en ámbitos culturales y estéticos, la lectura de literatura clásica y ejecución de instrumentos seria un ejemplo de las principales áreas de desarrollo intelectual de las jóvenes en la corte, pero aunque nos pese, lo principal de su atención debía dirigirse a temas amatorios, el concubinato era aceptado entre las mujeres y la poligamia era usual entre los hombres, todo cubierto de una increíble idea de misterio, el manto de la noche. Cabría destacar los derechos de la mujer en la época, a mi modo de ver, avanzados a su tiempo al compararnos a nuestra sociedad medieval occidental. No debemos olvidar que nos situamos entre los siglos VIII y XII de nuestra cosmovisión cristiana, en el Japón la mujer ya poseía el derecho al divorcio y a la propiedad, si bien fácilmente podemos tomarlo a modo de pequeñeces considerar que estamos hablando de épocas incluso previas a Gengis Khan o la inquisición, es en dichos siglos que bajo nuestra visión occidental es incluso difícil encontrar fuentes de información para con respecto a la mujer en el mundo de las artes y/o ciencias debido a su baja participación en dichos contextos, me atrevo a apreciar en el Japón una gran importancia en la imagen femenina, una suerte de paso a destacar que generó la posibilidad a Ono no Komachi de transformarse en la poeta legendaria que es ahora. 

¿Cuál es la relación entre seducción y poesía en el Japón clásico? Pregunta que no resulta distante para apreciar en mayor medida los textos de Ono no Komachi dentro de su corte erótico. Las relaciones amorosas y la seducción poseían un "proceso" durante la época, una suerte de ritual predeterminado: 

Un tercero identificado como mensajero era enviado con un poema de cinco versos escrito a mano, si la mujer consideraba la caligrafía y calidad de texto suficientemente alta e intrigante respondería ella también con un poema para motivar una visita nocturna, la primera noche era esperada de pasarse en vela en un proceso que mezclaba hacer el amor y charlar hasta las primeras luces del alba, momento en el cual el hombre siempre quejándose por la brevedad de la noche debía retirarse, posterior se realizaría un nuevo intercambio poético por medio del tercero entre la pareja, la noche se consideraría oficial solamente luego de la segunda lectura y solo sería considerada exitosa si las palabras en el segundo texto eran por parte de ambos elogiosas y apasionadas, de ser así la pareja pasaría a repetir el proceso en distintas noches hasta que la relación abandonara el alero secreto de la oscuridad y se transformara en una relación publica y/o matrimonio. 

Durante el transcurso del romance la poesía seria constantemente utilizada para mantener las relaciones entre la pareja, pensamientos, sentimientos, explicaciones, pasiones, las relaciones solían tocar puntos de enfriamiento en las que las visitas se volvían más esporádicas, en dicho contexto, el poema era utilizado como un lazo explicativo o de aclaración para con respecto a dichas situaciones, la mujer, quien esperaba la visita del amante, recibía en ocasiones "poemas excusas" en los que se culpaba a la noche, el clima, o los presagios que se relacionarían con la dificultad a la hora de viajar. Dicho ritual empaparía la poesía femenina de la época apareciendo repetidamente emociones de duda y melancolía (anhelo) fomentadas por "el sistema de cortejo", señalado lo anterior se nos facilita en aterrizaje a los versos de Ono no Komachi. 

Misteriosa poeta de quien se posee poca información histórica es a menudo mencionada en canciones, leyendas y piezas teatrales de la época donde se destaca su increíble belleza, su pasión e incluso su misteriosa desaparición en el anonimato, cercana quizás a una imagen "Budo/Taoísta", será la misma falta de información y el concepto de su desaparición principales culpables del imaginario legendario que se le atribuye. 

Los puntos en la poesía de Ono no Komachi serán además de su calidad, su influencia para con las poetas posteriores del Japón. El tratamiento de la emoción y del "yo poético " se destaca por su sensibilidad y honestidad, la física y metafísica en que se debate su poesía entre un mundo de vigilia y sueño además del tratamiento religioso en sus textos para con relación la naturaleza y el espíritu, la poeta tiene un tratamiento del yo ligado a sus propias experiencias, amores, etc. Todo se reflejada en sus versos, importante además insistir en la idea de que las poetas en la época se dedicaban al estudio de la lengua oficial del país, la influencia de Ono no Komachi en tal contexto sería la utilización de juegos de palabras , además dominio de signos y sonido (semiótica y fonética), en este tipo de poemas cortos y en especial en la poesía de Ono no Komachi destaca la utilización de palabras "pivote" o "bisagra" que poseerán un doble significado. Necesario será hacer una pausa aquí para referirnos a la sabida dificultad latente dentro del trabajo de traductores, al mismo tiempo el de analizar dichas temáticas idiomáticas en una lengua tan ajena como sería el japonés. Las presentes traducciones encuentran su base en el trabajo de Jane Hirshfield, poeta y traductora estadounidense en colaboración de Mariko Aratani músico graduada de la universidad de bellas artes de Tokio actualmente residente en los estados unidos, son por consiguiente, traducciones realizadas del idioma inglés al español. 

Ono no Komachi: 


Sin forma de verle 
esta noche sin luna 
Me desvelo anhelando, ardiendo, 
mi pecho apura el fuego, 
corazón en llamas. 

Como primer ejemplo a la poesía de Ono no Komachi, la "Noche sin luna" representa la oscuridad de la noche (físico) y la ausencia de luz (metafísico) debido a la ausencia del amante, el "Anhelo" conceptos muy utilizados en la poesía de Ono no Komachi como imagen de nostalgia y espera. Las imágenes relacionadas al fuego representara primeramente las ideas de pasión y la lámpara que busca iluminar los caminos nocturnos del visitante, arde la lámpara, arde la poeta. 

II 

"Después ser visitada por un amante secreto" 

Sé que debe ser así 
en la vigilia, 
pero que cruel 
que incluso en sueños 
nos ocultemos de otros. 

Las teorías apuntan a que algunos visitantes de Ono no Komachi pertenecerían a altos rangos en la casa real, lo que incremente el secretismo y misterio en su relación, el presente poema muestra el vaivén de Ono no Komachi entre la realidad y el sueño, la vida entre dos mundos que apunta también a nuestro habitar en la tierra como punto medio previo al mundo espiritual. 

III 

Cierra la noche 
con el sonido 
de un siervo que llama 
y oigo 
mi propio amor no correspondido. 

"Cierra la noche" se abre el poema, en traducción también tomado como "Profundiza la noche", el mundo interior expresado en el exterior, la oscuridad que aumenta junto a la duda. La unión anteriormente señalada de naturaleza y humanidad como un dialogo, el siervo que llama será la misma poeta en su anhelo, en su llamado se escucha a sí misma. 


IV 

El buzo no abandona 
una bahía llena de algas. 
¿Abandonaras tu entonces 
este cuerpo de alga que flota 
que espera tus manos recolectoras? 

La imagen de las algas será una de las privilegiadas en la poesía de Ono no Komachi debido a su utilización en el japonés, una de las muestras de la palabra de doble significado (polisematicas), "Mirume" en japonés significaran "Alga" y "ojos que ven", la imagen del "buzo" entre las algas (comparadas al cuerpo) será recolector que evoca también la posibilidad de perderse entre un bosque submarino, el cuerpo de la poeta, todo rodeado de la soledad y abandono reflejada en los versos finales, imagen tradicional en el trabajo de la poeta. 



La noche de otoño 
sólo de nombre es larga. 
Nada más contemplarnos 
y ya amanece. 


Uno de los poemas más famosos de Ono no Komachi, ejemplo del ritual nocturno tan, mencionado, los amantes debían pasar juntos la noche para luego quejarse de su brevedad, probablemente una de las respuestas aprobatorias de Ono no Komachi posterior al paso de la noche. 


VI 

"Enviado en una carta amarrada a un tallo de arroz con una cascara de semilla vacía" 

Cuan triste mi esperanza 
de verte ahora, 
después de que mi vida se ha vaciado 
como el grano 
en el viento de otoño. 

La idea señalada aquí de "vida vaciada" buscara señalar un amante que se ha aburrido de la compañía de Ono no Komachi quien ya ha "vaciado" todo en él, la mención de otoño se impone a la utilización de las estaciones como una regla dentro de la poesía japonesa, el viento, fugaz, pasa atravesando los días, las estaciones. 


VII 

"A un hombre que parece haber cambiado de idea" 

Ya que mi corazón me coloca
 en la borda de tu barco a la deriva 
no he pasado días 
sin ser empapada 
en el frio oleaje. 

Podría considerarse incluso una leve intención humorística o satírica en el poema, las indecisiones del amante comparadas con un barco que tambalea, el vaivén a la hora amatoria, culpable del pesar de la poeta en el frio oleaje. La naturaleza, el espíritu, las estaciones, el clima, todo pareciera estar al alcance de las mangas empapadas en llanto de la poeta, un vaivén de la realidad y el sueño. Gran imagen dentro de la poesía femenina japonesa y admirable imagen para la poesía mundial, Ono no Komachi, legendaria poeta que finalmente desaparecerá en el misterio de sus propios versos, el presente trabajo, un humilde intento de acercamiento. 

--------------------------------------------------------------

Traducciones 


Silenciosas como la lluvia 
en primavera de pantano, 
mis lagrimas 
caen en mis mangas 
y él no las escucha. 


II

Ya que este cuerpo 
fue olvidado 
por quien prometió venir 
sólo puedo dudar 
de su existencia real. 


III 

Oh Lirio 
que creces en la montaña 
llamada Espera, 
acaso también prometiste 
una reunión de otoño? 


IV 

La linterna del cazador 
se ha ido del monte Ogura 
y los siervos claman por su parejas. 
Que fácilmente dormiría 
si no compartiera sus miedos. 



Mientras veo la larga lluvia 
que cae en el mundo 
mi corazón desvanece 
con el color desapercibido 
de la flor en primavera. 

VI 

En este mundo 
la vida disminuye, 
aumenta la muerte. 
Por cuanto debo cargar 
este cuerpo de pesar. 


VII 

Pensé haber cosechado 
la flor del olvido 
para mí misma 
y le he encontrado 
creciendo en su corazón.


VIII 

Esta casa abandonada 
brilla 
en su villa de montaña. 
Cuantas noches 
ha pasado aquí la luna? 


Fuentes: The ink dark moon - Jane Hirshfield, Mariko Aratani 
Women poets of japan - Kenneth Rexroth. Ikuku Atsumi 
Kokin Wakashü - Colección de tiempos antiguos y modernos.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.