Header Ads

Breaking News
recent

Marcel Schwob - Viaje A Samoa - Cartas A Margarita Moreno







En 1901, el escritor francés Marcel Schwob emprende un viaje a Samoa. Se embarca en Marsella, hace escala en Ceilán, cruza el océano austral, pasa por Sydney y llega finalmente a Samoa, donde se relaciona con los indígenas a los que seduce con su amabilidad. Durante el viaje, Schwob redacta un diario en forma de cartas a su esposa, cartas donde describe los espejismos del cielo y del mar, y que conforman un libro que mereció los elogios de otro gran maestro del lenguaje: Jorge Luis Borges 





A bordo del Ville de la Ciotat.
Lunes, 21 de octubre de 1901.
Diez de la mañana.

Mi adorada Margarita:
Empiezo hoy esta carta que sólo podré enviarte desde Port-Saïd. En primer lugar, gracias por tu cariñoso telegrama que encontré a bordo... ¡Qué buena eres, querida esposa! ¡Cuánto te quiero y cómo deseo de todo corazón volver sin novedad! Encontré también una nota de mamá y de Mauricio. Ayer, después de escribirte, mandé dos telegramas, uno para ti y otro al Temps. Después, a las diez y media, subimos a bordo con D...
El Ville de la Ciotat es un enorme barco nuevo, pero desgraciadamente se balancea mucho. Mi camarote al principio me pareció minúsculo, pero estoy solo en él (!) y puedo arreglármelas con calma. La litera es muy cómoda, pero tuve una feliz inspiración al traerme mi almohada.

Salimos de La Joliette alrededor de las cinco menos cuarto. Durante toda la noche el tiempo había sido espantoso y la jornada en Marsella, muy fatigosa. Oleaje suave al zarpar. Pero a las cinco y media el barco empieza a moverse mucho. A las seis y media casi todo el pasaje se encontraba mal. El balanceo se hace infernal. Preparan la mesa para las siete. A las siete, cuando íbamos a cenar, dos bandazos violentos volcaron la cena de ciento cincuenta personas, rompieron toda la vajilla, y convirtieron el comedor en un lago de vino, de loza y de cascos de botella, entre los cuales nadaban calandracas y avellanas, almendras, higos y pasas. Se ha hecho necesario, pues, poner los "violines", es decir, como sabes, tensar las cuerdas sobre los marcos de caoba para sujetar platos, vasos, etc. La operación ha terminado hacia las ocho. No quedaba nadie allí. D... sentíase ya muy mal. He intentado comer, luego he tenido que bajar a acostarme y me he sentido mareado durante un cuarto de hora. En ese momento el barco se balanceaba locamente y cada golpe de mar inundaba la cubierta. (Nota: la chupeta está unos diez metros por encima de la línea de flotación). Ting, que había empezado por dormir en mi cama (mala señal), ha salido de mi camarote con el tiempo justo para no vomitar y no ha podido regresar para ayudarme. El mayordomo me ha traído un limón (!); luego me he dormido fácilmente y he soportado bien la tempestad que hemos atravesado.

Esta mañana me he levantado a las seis y media: hace muy buen tiempo, algo fresco, y hemos pasado el estrecho de Bonifacio. El mar se ha puesto hermoso, pero este enorme barco se balancea al menor viento. El paso del estrecho es magnífico. La costa corsa no parece maravillosa, pero Cerdeña se me antoja una tierra bellísima. Altas montañas y acantilados que parecen de basalto y de granito coloreado de rosa bajo el sol, se sumergen directamente en el mar. De cualquier modo, está decidido que no me gusta demasiado el Mediterráneo y su colorido no me parece tan atractivo. Es azul-negro, sin transparencia alguna; sólo bajo el sol adquiere violentas tonalidades de plata fundida.

D... es amable, pero inquieto, insoportable y formalista. Ayer noche me obligó a vestirme para cenar. Según parece, el reglamento establece el color negro para la cena: no tengo trajes negros.
Como tiranía me resulta insoportable y no pienso ponerme de etiqueta todos los días. A bordo viajan diversos diplomáticos y exploradores belgas, bastantes oficiales, y (esto para nuestra mamá), dos nodrizas anamitas que creo que cuidan y divierten perfectamente a los niños. Y ahora hasta mañana, querida mía, creo que nos encontramos a la altura de Mesina.



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.