Header Ads

Breaking News
recent

Aparece Raimundo Contreras- Notas sobre "Jesucristo/uva de otoño/Albahacas amarillas/gran novela" de Pablo de Rokha [por Marcelo Alaniz]



Aparece Raimundo Contreras, héroe nacional - Notas sobre "Jesucristo/uva de otoño/Albahacas amarillas/gran novela" de Pablo de Rokha 

Marcelo Alaniz 

"Se nace rokhiano con amardimiento* y lozanía 
se nace rokhiano, sin estridencia, pensando 
piedra y dignidad se nace rokhiano, comiendo esa 
pobreza acomodada que es la pobreza más pobreza 
de todas las pobrezas, nadando 
mundo, germinando 
mujer, hablando 
de hombre a 
hombre con el callamiento, apartado a 
la órbita única de ser 
sílaba en el Mundo, vertiente. De Rokha
 fue vertiente" 

Gonzalo Rojas 

"Las escrituras de Raimundo Contreras"  Sera una de las principales obras para referirse a la participación en la vanguardia del poeta Pablo de Rokha, "nuestro padre violento", Pablo universal Pablo, como bien vaticinara Gonzalo Rojas, está siendo descubierto y desenterrado por las nuevas generaciones como un palimpsesto, el toro furioso de la literatura chilena viene finalmente a ocupar el verdadero lugar que se le corresponde en la literatura nacional. 

"La escrituras de Raimundo Contreras" se presenta como un poema épico situando a un campesino no "bucólico" sino "heroico", el silencioso héroe de la nación de Chile, el escrito que presenta variados rasgos de la llamada "Corriente de la conciencia", si bien al pensar en vanguardia chilena y latinoamericana se nos vendrá primero a la cabeza Huidobro, Pablo de Rokha hizo a su manera lo suyo, manera que quedara plasmada en sus versos, de Rokha "el hombre que rompe su época y arrasándola, le da categoría y régimen, pero queda hecho pedazos y a la expectativa." . 

Al analizar el texto será imposible no fijarse en las contraposiciones de urbanidad y ruralidad tan poderosa dentro del mismo escrito, si bien en las presentes anotaciones me limito a comentar respecto al poema con que abre la obra épica para señalar los puntos que refieren al transcurso inicial en la vida del héroe que aun debe "transformarse" en Raimundo Contreras, también me detendré en algunos puntos de la relación que experimenta el personaje dentro del contraste "Urbanidad/Ruralidad" desde la aparición de Raimundo desde el poncho sangriento y seguro de la placenta materna, el amor primero de la Beatriz para el Dante chileno y las primeras hydras del héroe que deja la aldea para llegar al centro del pecado que es la urbanidad y así llegar a sí mismo. 

Jesucristo 
uva de otoño 
albahacas amarillas 
gran novela 

"Estrellado azotado de humaredas", así nace el poema como nace Raimundo, una aparición violenta como todos tendrá y tiene Raimundo Contreras. "Estrellado" que si bien denota a primera lectura "golpeado" en este caso vendrá para señalar "Dotado de estrellas", galardonado Raimundo aparece portando el destino heroico, pero se le aterriza de golpe en la idea de lo violento de nacer con la palabra "Azotado". 

Todas las algebras, las ciencias del misterio que envuelven el nacimiento son las mismas que envuelven "la ciencia tremenda de los muertos", cercanías de recién nacido con el secreto de la niebla. Raimundo se arrastra por las acuarias paredes del parto y un grito "de buey transatlántico", buey que fuera toro y ahora será animal domesticado. 

El sol que lo recibe envuelto en "nudo de lagrimas", que noble idea de complejidad y confusión otorga el nudo. 

La voluntad vital, el instinto de supervivencia de los dominios con dirección desparramada del porvenir en la vida heroica de Raimundo y la leche de madre inmóvil, exhausta, post parto, post mortem. La primera gran tarea, el león de Nemea del recién nacido es ser todo hijo "protegiendo la familiaridad de azúcar" el destino de proteger la trinidad en la sagrada familia, padre, madre, y niño Raimundo que mantiene el matrimonio como piedra angular, la familiaridad chilena y su coyuntura. 

Pasa la edad y helo que Raimundo es niño, aun le aúllan los crucificios, urnas del cementerio, la muerte en su voz de misterio es mucho más cercana al niño que al adulto ya que se encuentra más reciente su contacto con esa niebla. 

Raimundo se acerca ignorante a la edad del aprendizaje y el primer contacto social, aparecerá con él la feminidad para Contreras que a primera mano es de tráfico, oculto incomprendido tráfico, bajo los escritorios y en las higueras Raimundo descubre al ser femenino como quien aprende a tocar guitarra guiado por el diablo. 

Raimundo "le pica despacito la rosita a la Rosita" y el texto nos sumerge en la bisagra del paso a la adultez de Raimundo, posterior al amar, posterior a los versos cuasi eróticos en que se describe como Raimundo se une a la masa del hombre y es "Don Raimundo" 

Existe un verso emplazado entre lo que me atrevería a señalar como la adolescencia de Raimundo y su paso a la "adultez" de ahí la necesidad de localizarlo como bisagra o punto intermedio, a Raimundo lo azota todo lo que no existe, "ese rebenque siniestro que asesina con vacío choca contra la nada" a Raimundo le caen las gotas de infinito como le cae en cuenta la nada y el todo que es la vida. 

Se abre paso Raimundo entre los hombres, vagabundo y solitario, la imagen de Rosita la tan amada culpable de "la zarzamora más caldeada de Pelarco" pareciera disolverse en el aire entre el olor de flores y duraznos maduros, para dar comienzo al Raimundo héroe y su suerte de descripción arriera, el hombre que lucha contra el invierno solitario, Raimundo va tropezando consigo mismo, a bocanada de sí mismo con sus barbas monumentales, la imagen de Raimundo pareciera ir dejando la seguridad de la aldea y primera vida para ir llegando a los siguientes pasos que son la puerta infernal a la ciudad. "

[...] ahora el que tropieza con sus pies el que mira en redondo porque se presume incognoscible o lloviendo el que anda sembrando umbrales para matarse y el que nació con la barba crecida como los ríos entristeciéndole Raimundo Contreras echando bocanadas de invierno chimeneas todo solo [...]" 

Raimundo se aleja lentamente de la ruralidad y se une a la soledad, se une a la sociedad, el sexo sagrado con la rosita desaparece para Raimundo que como buen arriero habla solo, el héroe iniciado que se pierde ante el titán inefable de la ciudad , Raimundo deja el campo y dejar el campo es dejar Ítaca. Comienzan a aparecer imágenes ligadas a la vida citadina en el texto, lo/el estrafalario (desconocido), el mendigo que se contrapone al burgués, las iglesias que apestan a sexo "confuso y peligroso". Choca Raimundo al dejar la aldea desde la que parte toda historia, vuestro Ulises, vuestro Dante, nuestro Raimundo. 

"Galopa el potro de la noche los asfaltos" Que clara se ve la mezcla entre la ruralidad y la ciudad con el sonido de un potro golpeando las aceras pavimentadas de la urbe durante la oscuridad que todo consume 

"Raimundo contreras plantado medio a medio ¿cómo se esconde de los obscuro? y piensa gritando sudando clamando que se le muriese alguien-padre alguien-madre porque todo anda loco en tales ciudades sin medida y hasta el jersey de los barrenderos es temible" 

Raimundo clama la perdida de los valores fundamentales, todo lo primeramente aprendido, de ahí el morir del alguien padre o alguien madre, lo confiado, lo creído que viene a representar las enseñanzas primeras que van muriendo ante su peregrinar en lo citadino, no vale más que lo que ha de valer el muerto en la ciudad, todo anda loco y hasta el jersey de los barrenderos es temible, jersey que llevan como bandera frente al otro y al todo. 

El canto del organillero que es oasis, se mantiene, quien no habrá sentido esa atemporalidad del organillero quien pareciera mantenerse impune, así lo ve también Raimundo. La ciudad ataca con "pájaros mecánicos", que de avión o Hitchcock, pero el organillero trae otoño en la garganta, la edad de otoño, el tiempo de otoño, la emoción de otoño. "Lo mucho difuso de la enfermedad lo atraca lo integra al universo es la célula en libertad revolcándose en los barros cósmicos con relinchos de animal desensillado huifa a yegua!" Raimundo que se une a las enfermedades de la ciudad, Raimundo que lucha, Raimundo que es aun la célula en libertad dentro del organismo de la urbe, llena de células, urbe ser vivo. 

"Igualmente a una argolla siempre para siempre muy horrible le aprieta el pescuezo la argolla de lo irremediable como mano de matón como la tierra que se raja y se junta impunemente como el agua tan dura del ahogado la rosita con los calzones llenos de pecados echarla a la cama cerradas todas las puertas del viento dios caído de cabeza a la espalda del infinito eternamente como quien se huyese con ella y no pueda y no quiera y no deba volver renunca contrarrenunca por diosito" 

El influjo de la ciudad en Raimundo, le ataca los recuerdos, le ataca la memoria, los vicios le giran alrededor a Raimundo y Rosita que aparece nuevamente, pero esta vez "con los calzones llenos de pecados" y de encerrarse con ella Raimundo buscando un renegar a lo exterior, pero Rosita, tan diferente y el encerrarse con ella para olvidar lo eterno, que es como renegar de dios y quien reniega de dios se vuelve rápidamente suicida. 

El texto presenta entonces cuatro párrafos, separados del texto general, cuatro párrafos que intentaran un cambio o denotar una verdad o una idea. 

"Encerrado en esa gran botella de murallas de ladrillo no le sujeten las manos a ese que tiene la boca tapada con tiempo 

Raimundo Contreras 
lo ofendió a "EL" Raimundo a "EL" el escupido figura de canto en desorden 
Raimundo" 

Rosita con los calzones llenos de pecados, aun encerrado en una botella como barco o nota de naufrago "no sujeten las manos" manos ligada como imagen de acción, no detengan el actuar de Raimundo, "a ese que tiene la boca" boca como fuente de la palabra, no restrinjáis a Raimundo a mantenerse oculto en las murallas de una botella. 
No a Raimundo Contreras y su heroísmo. 
Ofendido "EL" no ofendido "él" no Raimundo si no la masculinidad completa, el ofendido, el escupido creara de canto en el desorden, la entropía que será luz creadora para Raimundo quien comparable al sol crece y arde, la luz que desprende ilumina más de lo posible, una luz tan poderosa generara oscuridades nunca antes vistas, luz de las oscuridades, Raimundo que sacara fruto de las sepulturas, Raimundo que saca naranjas de las sepulturas. "

[...]aun la lluvia insufla queso rancio en los asombros religiosos que son geométricos o impertérritos tanto cuanto tabernas de acero humedece de cuadrantes melancólicos la rabia ansiosa del niño mete un invierno de provincias de atardecer por las roturas de la tristezas de Raimundo[...]" 

Raimundo que pareciera iniciar - finalmente a crear la primera imagen de sí mismo, Raimundo parecido al sol, Raimundo dotado de asombros religiosos que son los asombros de las enseñanzas perdidas y geométricos como las ciencias tan secretas e invitadoras Raimundo que va portando el invierno de provincia en sus tristezas, Raimundo Contreras.


Link a Escritura de Raimundo Contreras

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.